jueves, 26 de septiembre de 2013

El mundo que existe dentro del casino

me voy a desayunar con Fabra, que quiero comentarle el tema de montar un monorrail en Valencia. En fin, menos mal que por lo menos hay gente que en Madrid se moviliza contra este tipo de barbaridades pepretadas por los libegales. Hoy, sin ir más lejos se ha celebrado una consulta popular en Madrid sobre la privatización del Agua. Algunos hemos salido a votar (aunque por supuesto no sea para nada vinculante, pero por algo se empieza). En Puerta de Toledo había incluso cola para votar a medio dia. En fin, que hagamos lo que hagamos nos arrepentiremos, pero si esto va a traer capital extranjero bienvenido sea. Si no, que le den.
general, los puntos básicos son: En la foto del artículo, el tío tiene una cara de chino que no puede con ella es lógico que le engañaran como a un ídem ;) En la mayoría de casinos puede haber ventanas cerca de la entrada o salida, pero una vez que dentro del vientre de la bestia, será difícil ver alguna. Esta táctica va de la mano con los que no tienen relojes. Cuando las personas ingresan, ellos no quieren que estas tengan la menor idea de lo que está ocurriendo en el mundo exterior. Si ver afuera oscureciendo, o incluso percibir la luz del amanecer, su reloj interno entrará en juego y dirá que es hora de seguir adelante y hacer algo más, como ir a dormir. Sin embargo, esto está muy lejos de los juegos de azar y el casino no puede disponer de eso. Además, no quieren que se vea algo ni remotamente interesante afuera sucediendo.
Hay muchos estímulos visuales al exterior, por ello el casino hará todo lo posible por que el mundo exterior no exista. En la recalificación se produjo otro movimiento, como fue introducir en el Ensanche Norte los terrenos de la llamada Ampliación de Campodón, propiedad en su mayor parte de los empresarios Francisco Bravo y Francisco Vázquez, protagonistas del citado caso del Tamayazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario