lunes, 24 de febrero de 2014

Las rachas de buena suerta mientras jugamos

La apuesta se repite varias veces. Wang (nombre ficticio) está en plena racha de buena suerte. A veces disminuye el número de fichas que coloca sobre el tapete verde. A veces no juega, y deja que una de las chicas se divierta y arriesgue pequeñas cantidades. Sus acompañantes lanzan gritos, intentando dar mal fario al crupier. Apuntan en un papel los resultados. Un mirón le hace sugerencias. Los supervisores de la sala, en el casino del hotel Lisboa -el más antiguo de Macao-, siguen sus movimientos. Tenerife Va a ser genial, Casino en Malaga en Barcelona, con nuestras hijas trabajando de prostitutas y bailarinas de striptease. Lo estoy deseando.

Todo lo gestionaba una Sociedad Anónima con mayoría de capital francés, y como no le faltaba de nada al recinto, tenía su propio servicio de coches de alquiler en la plaza Cataluña y una línea de tranvías propia, cuyas unidades fueron adquiridas en régimen de alquiler a las autoridades municipales de la ciudad de Marsella. La línea luego se convertiría en la númerode la ciudad y, como anécdota, fue colectivizada durante la Guerra Civil. Spanair deja de volar. No podía seguir operando después de que Qatar decidiera no invertir en la compañía. Acaba el sueño de tener una compañía con bandera nacional catalana. Fue un empeño de la Cámara de Comercio, del Ayuntamiento de Barcelona, de la conselleria de Economia del tripartito y del gobierno que puso en marcha un negocio sin un plan de viabilidad correspondiente. Tampoco el actual gobierno catalán ha sabido encontrar una salida viable a esta compañía que tenía que facilitar la internacionalización del aeropuerto del Prat.

La compañía Harrah's Entertainment, propietaria del Rio y el Caesars, lo acusa de no haber pagado toda su deuda, y hoy Watanabe enfrenta cuatro cargos relacionados con intento de estafa y robo, por lo cual podría pasar hastaaños tras las rejas. Sin embargo, él decidió interponer una demanda civil al indicar que los casinos son los responsables de su calamidad porque lo intoxicaron con alcohol y drogas para el dolor de espalda sin prescripción, con el fin de nublar su juicio y mantenerlo en la jugada. Ojalá se haga en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario