domingo, 29 de julio de 2012

Curiosidades sobre los casinos

¿Pon un gilipollas en tu boca de vez en cuando, no somos políticos, ni Guardiola, podemos llamar gilipollas a las personas, con un mínimo de motivo. Es como la defensa propia: Si cargarte a un tipo por que te va a matar lo recoge como justificable el código penal, por qué no llamar gilipollas a alguien que se comporta como tal?

Propongo una nueva norma en Malaga: Prohibido insultar a otro meneante, excepto cuando se lo merezca. ¿Por qué jugar a algo donde lo más probable es que pierda? Nunca he ido a un casino, y no tengo ningún tipo de curiosidad.

¿Por qué todos ponen en el currículum nivel de inglés y ofimática altos si luego para pedir un café en Londres lo hacen con gestos y para convertir un word a pdf cambian la extensión del archivo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario